Vicio Propio (Inherent Vice), es una adaptación de la novela de Thomas Pynchon -publicada en 2009-  llevada a la gran pantalla de la mano de Paul Thomas Anderson (Magnolia, Drunk Punch Love, The Master).

Nos situamos en los años 70 en la ciudad de Los Ángeles, un poderoso agente inmobiliario desaparece y quién tiene que encargarse de buscarlo es ni más ni menos que Doc Sportello. Personaje protagonizado por el gran Joaquin Phoenix (Her, Johnny & June, La aldea), quién una vez más nos deja ver y admirar las dotes de excelente actor que tanto nos tiene acostumbrados. ¿Quién es la que le pide que se encargue de esa tarea? Su ex novia, Shasta Fey (Katherine Waterston) de quién él nos deja ver que todavía está enamorado/obsesionado con ella.

Claramente este trabajo no le resulta para nada fácil y a medida que la película va corriendo, Doc se encuentra con misterios y cabos sueltos que así como alejan también lo acercan a su objetivo.

Claramente como su título lo indica, es una película en la que surfeamos todo el tiempo entre drogas, sexo y Sportello (que no es poco).

La fotografía y el soundtrack de este film son claramente dos protagonistas que no hablan ni caminan entre las escenas pero que, sin embargo, están latentes resaltando todo el tiempo. Lo mismo que la voz en off que va narrando la historia de Doc y Shasta a medida que transcurren los hechos.

Una comedia dramática con un tinte enorme de crimen para no perderse.

Warner Bros Pictures la estrenará en México  este jueves 26 de marzo de 2015.