La misión de Wade Eastwood, un veterano coordinador de acrobacias, fue colgar a la megaestrella Tom Cruise de un avión en pleno vuelo… usando un traje.